domingo, 25 de octubre de 2015

El inicio del feminismo en el arte y el diseño: las Glasgow Girls


La Escuela de Glasgow es una de las tendencias del llamado modernismo geométrico más novedosas de finales del siglo XIX, tanto por sus postulados estéticos en la concepción de la imagen gráfica y el diseño en general como en lo avanzado de sus posicionamientos sociales.
En una época (la Gran Bretaña victoriana) en la que en otros ámbitos la mujer no era sino una especie de florero cuyo único papel en el arte era el de adornar y atraer (como hemos visto en clase de Historia de la Imagen Publicitaria II en ejemplos tan casposos como Jules Cheret), en la Escuela de Glasgow se desarrolló un ambiente cultural en el que, casi por vez primera, las mujeres tomaron la iniciativa en todos los campos del diseño y la creación.
La Stook School de la Escuela de Glasgow
Como parte integrante de este maravilloso universo de las Escuelas de Arte, nos llena de odgullo y zatizfadción comprobar cómo la Escuela de Arte de Glasgow se convirtió en punta de lanza del diseño internacional y, además, fueron las mujeres, las Glasgow Girls, quienes más aportaron a este impulso, algo que viene al pelo ahora que dentro de unos días, el 7 de noviembre, tendrá lugar la Marcha Estatal contralas violencias machistas.

Diseño de Margaret Macdonald para la carta de un salón de té
Una de las obras de Lxs cuatro
Es cierto que en el seno del movimiento de la Escuela de Glasgow apareció un genio que eclipsó
prácticamente a las demás personas del grupo y que capitalizaría casi toda la atención futura. Sin embargo, la obra de Charles Rennie Mackintosh (de quien hablamos) no puede entenderse sino como una obra coral, colectiva, en la que tomaron parte sus más íntimxs colaboradorxs (su pareja, -Margaret Macdonald-, su cuñada -Frances Macdonald- y su cuñado -la pareja de Frances, Herbert Macnair), con los que integró el famoso grupo de Los Cuatro de Glasgow, de transcendental influencia en todos los derroteros artísticos no solo de la Escuela de Arte de Glasgow (donde impartieron clases Mackintosh y Macnair y fueron alumnas aventajadas las hermanas Macdonald) sino de todo el Modernismo escocés.

Por su parte, la figura más dinámica de las Glasgow Girls fue la pintora, ilustradora y diseñadora Frances Macdonald, quien dinamizó un nutrido grupo de mujeres entre las que se encontraban su hermana Margaret (pintora, diseñadora y artista del vidrio), Janet Macdonald Aitken (acuarelista y orfebre), la diseñadora Ann Macbeth o la ilustradora Katherine Cameron. Algunas de ellas crearon la Glasgow Society of Lady Artists, punta de lanza del reconocimiento del arte hecho por mujeres en Escocia.

De los métodos novedosos y revolucionarios de los Glasgow Four y de su visionaria concepción de la mujer en pie de igualdad con el hombre en la creación artística es muestra el mote despectivo con el que algunos de sus contemporáneos llamaban a este grupo singular: La Escuela Fantasma (Spook School) o la Escuela Espectral (Ghoul School). Se cuenta que se ganaron el mote tanto por su tendencia simbolista y de elegante espiritualidad en sus diseños como por sus reuniones en conciliábulo secreto (y festivo), donde se hablaba de temas tan extraños y sospechosos como la obra de William Blake, la filosofía de Nietszche, la moda japonista o el decadentismo preciosista de Aubrey Beardsley y donde pasaban de mano en mano tanto el vino como las revistas más rompedoras, como The Hobby Horse, The Yellow Book o The Savoy, e incluso se debatía sobre el sufragismo y la igualdad de género.
De hecho, la Escuela de Arte de Glasgow tenía fama de ser la incubadora desde donde salían los banderines, carteles y estandartes de las sufragistas escocesas de la Women's Social and Political Union, como el estandarte de la famosa Manifestación sufragista de Edimburgo de 1909, diseñado por Ann Macbeth.
  
https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/97/30/76/9730761bfe21cf4cf35e94fae0f35e94.jpg
Estandarte de la Marcha Sufragista de Edimburgo de 1909, diseñado por Ann Macbeth con los colores del feminismo de la época (púrpura de la sangre noble de las mujeres, verde de esperanza en el futuro, y blanco de pureza y nobleza femeninas) y con la firma de 80 mujeres represaliadas por protagonizar actos de protesta.
Ni más ni menos que el ambientillo social y cultural que tenemos en la Escuela de Arte Talavera, donde nuestras Talavera girls no dejan de ganar premios y de obtener reconocimientos. Ahí es ná.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se permite todo tipo de comentarios siempre y cuando éstos no sean ofensivos y se escriban bajo las más básicas normas del respeto y las buenas formas.